viernes, 10 de septiembre de 2010

Scariolo. Punto y final

Dr. Basket: No se puede hacer otra lectura. Debe dejar el puesto.

Aito: ¡Ole! así, sin más.

Ya sabes que no soy de los que cargan en la figura del entrenador. Ni siquiera en este caso en concreto le considero el culpable de lo que ha pasado

¿Entonces?

Pues que, como ha pasado en la historia de este país en otras ocasiones, la crispación social generada alrededor de determinados personajes aconseja que el cambio sea la única solución.

Me parece un argumento muy pobre. Se corre el riesgo de escoger a la persona equivocada...

Pero es que se ha llegado a un punto en que se le mira todo con lupa. Si rota, porque rota. Si no rota, porque no rota. Si lleva gomina, mal. Si no la lleva, peor...Si hace cuatro años concedemos un triple a Argentina, está bien hecho porque les obligamos a no hacer lo que querían. Si este año lo concedemos y nos eliminan, es que nos hemos meado en defensa.

Claro! ¿No te enteraste que Ivkovic le digo a Teodosic "Mira chaval, coge la bola y cuando eso, te tiras un triple de 9 metros"?...Ya sabes que somos un país de extremos.

No. Somos de extremos para lo que nos interesa. Ya escribí mucho en su momento sobre el asunto Pepu y sigo sin comprender por qué algunos lo tomaron como un asunto personal. Aquello fue una lucha, en la que SEGURO ambas partes pondrían algo para que no funcionase.

Y, al final, como suele pasar cuando le echas un pulso a tu jefe, la cuerda se rompió por la parte más débil.

La gestión de los hombres 11 y 12 del banquillo tampoco parece ser la adecuada. Cierto es que SanM no parecía tener mucho sitio, pero a Claver se le podía haber utilizado más.

Pero claro, si el entrenador no lo ve claro, tampoco los va a meter con calzador en el campo...

Lo que fijo no hubiese entendido es que un día no jugasen, y al siguiente fuesen titulares. Porque cuando haces eso, es que algo no cuadra.

¿Qué entrenador sería capaz de hacer eso?

No, no. Nadie...

Además tenemos un problema en este país con la palabra FRACASO. Creo que no cuesta tanto asumirlo. Se crean unas expectativas (yo creo que, con la trayectoria del equipo, las expectativas estaban fundadas)y, si no las cumples, pues se asumen las consecuencias.

Hombre, pero como profesional entenderás que esa palabra no guste. Das el máximo por conseguir algo y si no lo haces, eres el primero al que le duele.

Mira eso de dar el máximo es algo que siempre me ha hecho gracia. Con lo que cobran a esos niveles solo faltaba que me dijesen que no lo han dado. Eso se les presupone. Lo de este año ha sido un FRACASO. Como lo fue en el famoso Maracanazo de 2007.

Bueno, ya sabes que da cierto repelús esas cosas.

Es como cuando se asume que se es favorito para una competición. Entonces eres un prepotente. Yo creo que hay que ser consecuentes con lo que se tiene en plantilla. Si, por ejemplo, Pau volviese el año que viene, ¿No seríamos los máximos favoritos al oro? ¿Pasa algo por reconocerlo? Es que eso no es ni hacer de menos a los demás, ni faltarles al respeto. Es asumir tu potencial y exigirte en base a él.

Calmate. Que te veo muy tenso.

Tú me dirás. Es que estos días entre la alegría que se han llevado los de la cla de Pepu, las risitas de los futboleros...pues al final, los que simplemente queremos que la selección GANE SIEMPRE acabamos quemados.

Bueno, como dicen por ahí, a ver si al menos la derrota sirve para hacer examen de conciencia y extraemos algo positivo.

Lo primero será encontrar un candidato de consenso. Que todo el mundo se encuentre cómodo con él. Y a partir de ahi, a trabajar. Sin cortapisas. Sin que se te señale solo con las derrotas.

Bueno, ya sabes que el mejor amigo del hombre no es el perro. Es el chivo expiatorio...

Amén