martes, 4 de agosto de 2009

Villacampa


Dr. Basket: No. Con todo lo que está cayendo estos días, no voy a aprovechar esta entrada para posicionarme en uno de dos bandos en los que parece dividido el baloncesto español (pro-Rickys vs pro-Villacampas)

Aito: Pues ya te veía que venías a echar más leña al fuego...

El otro día, viendo la lista de jugadores que pueden conseguir el doblete Europeo-Mundial en Junior y Absoluto, y la cantidad de jugadores que la generación del 80 a aportado a la selección, pensaba en la importancia que tiene el coincidir con una gran generación para labrarse un gran palmarés.

Hombre...pero eso es de cajón.

Sí. Pero no me refiero a los componentes de la generación, sino a los que les acompañan. Jugadores como Mumbrú o Jiménez tienen una colección de metales, que tela marinera.

Hombre. Eso sí, pero también habrán aportado su granito...

Lo malo viene cuando te quedas en jugador intergeneracional. Nuestra anterior gran hornada fue la de la plata en Los Angeles. Y, en medio de la nada, entre las dos platas olímpicas...se nos quedó Alberto Herreros. Un tío que tuvo que jugar campeonatos con gente del calibre de Andreu, Morales, Orenga...igualito que ahora.

Pero aún se llevó un par de medallitas. Una merecida, y la otra regalada, que algo es algo.

Así que pensando en él, acabé en otro rara avis. Un tío que nunca se sabrá si llegó demasiado pronto o demasiado tarde: Jodi Villacampa.

Siempre se ha dicho que fue un adelantado a la época. Cambió el concepto de lo que se tenía hasta entonces para su puesto en España.

Sí, pero para rellenar su palmarés, llegó un poquito tarde. Era demasiado joven para la generación del 59, y se quedó sin la plata de Nantes en el 83. Le pillaba aún verde.

Pero para el año siguiente, entró de lleno en la selección. Sustituyó a Sibilio durante el preolímpico del 84.

Y aquello casi fue lo peor que le podía haber pasado. Ponerle el caramelo en la boca para arrancárselo de un tirón. Y todo para acabar llevando a Beirán. Un jugador que prácticamente hacía su debut con la selección en la Olimpiada (las 5 internacionalidades en los Juegos del Mediterráneo del 75 para mí no cuentan) y que ya se encontraba de vacaciones en la India con su mujer.

Sí, lo cierto es que aquello trajo polémica. La excusa oficial de Díaz-Miguel fue la falta de experiencia, pero como ya has dicho, la de Beirán no era mucho mayor. Por no decir que apenas entró en juego durante los Juegos.

Así que al final, el pobre Jordi, se quedó sin la plata. Y no solo eso, sino que se comió toda la travesía por el desierto de la Selección: Mundial de España, Seul, Argentina, el Angolazo, el Chinazo. Solo le queda el consuelo de tener el record de anotación en un partido de la Selección.

Poco consuelo es ese, para alguien que podía y se merecía tener una plata olímpica en el salón de su casa.

Amén.

16 comentarios:

General Espartero dijo...

Villacampa. Qué gran decepción. Era mi jugador favorito, pero de largo. Su estilo, su clase, sus gestos eran la perfección técnica. En España y en competición europea lideraba al Joventut, pero en la selección me decepcionaba muchísimo. Se le pedía que tirara del carro pero no sé si porque el resto del equipo no acompañaba, porque el momento era de transición, porque el juego estaba sin definir, porque las conspiraciones de Pedro Barthe eran ciertas que nunca lo hizo del todo. Siempre nos quedábamos cerca... algún bronce, no recuerdo si una plata... Además en Barcelona 92 pasó lo que pasó. Le achacaban falta de testiculina pero yo ya no sé qué le faltaba de verdad para liderar aquella selección.

Recuerdos agridulces. Un placer volver a leerte.

Pirrimarzon dijo...

Si no recuerdo mal, Villacampa tuvo siempre ofertas interesantes, entre ellas las del Barça, y decidió quedarse en la Penya. Dando ejemplo para el futuro?? Jejeje

Saludos

Mr. Naismooth dijo...

No solo del Barça. Jordi tuvo ofertas de clubs como Scavolini o Cantú, en una época en la que no habia comunitarios y los extranjeros de la Lega eran gente como McAdoo, Oscar, Dalipagic, Bob Morse, Joe "papa de Kobe" Bryant etc...

Villacampa tenia proyección NBA y ciertamente lo suyo fue una demostración de fidelidad a los colores.

En la selección se topo con Diaz Miguel y sus "cosas". Cuando Don Antonio no se cansaba de repetir que si eramos un equipo pequeño, que si el contraataque es nuestra arma, que si tal...resulta que al mejor jugador al contraataque de España no se lo lleva. En unos sistemas donde Iturriaga (palomero..no condundir con rapido) se hinchaba a meter puntos, Villacampa hubiese destrozado. De hecho el record de anotación de un jugador con la roja lo tiene Jordi, con 40 puntazos. Mientras Margall y Epi pudiesen caminar, Diaz Miguel no contemplaba la posibilidad de dar relevancia a Jordi. Y porque Emiliano y Brabender se habian retirado, si no los hubiesemos visto en Barcelona'92. El cansino "Corte de Ucla" una y otra vez.

En fin, Jordi Villacampa se tuvo que comer la etapa más oscura de la Selección y por ende las criticas de 4 listos que le acusaban de no ser un lider y de nosecuantas estupideces más.

Es uno de los mejores aleros de la historia de un pais donde los aleros buenos abundaban.

General Espartero dijo...

Eres injusto con Díaz Miguel Mr Naismooth. Se equivocó en muchas cosas, fue un error que a Los Ángeles fuera Beirán y no Villacampa pero también fue un adelantado a su tiempo en muchas otras cosas. Fue de los primeros en ir a aprender a USA, en aprender en los campus de los mejores y en importar los conceptos de por allí. No en vano es el primer español que llegó al Hall of Fame si no recuerdo mal. A Villacampa le fue mal en la selección antes y después de Díaz Miguel. Después estuvo Lolo Sainz y con él sí tenía buena sinergia. Quizás aquella selección que tenía a Aldama, Orenga y Morales de pívots no acompañaba demasiado y a Villacampa le exigíamos demasiado debido a su calidad. A David Robinson le pasaba lo mismo, cuando jugó con la selección USA siempre dejaba un sabor agridulce.

J.J. Villaluenga dijo...

Muy bueno el apunte de Pirrimarzon jeje

Mr. Naismooth dijo...

Dime en que parte soy injusto con Diaz Miguel, General. Que Don Antonio tenia "sus cosillas" no me lo iras a negar.

Saludos

General Espartero dijo...

Sí es cierto que Díaz Miguel tenía sus cosas. Lo decía porque no creo que fuera uno de los culpables de que Villacampa no ganara títulos con la selección. Probablemente sus compañeros de selección tuvieran más culpa.

Igual me he puesto a la defensiva con Díaz Miguel pero es que es un personaje que pasó de ser un ídolo a caer al destierro gracias a la prensa y al angolazo y no sé si la memoria colectiva le guarda en el lugar que corresponde. Pero sí, tenía sus cosas. Beirán en el 84, no poner a Montero de base en la selección, Epi en el 92 (que sólo jugó contra los americanos)... Sí era un poco 'suyo'.

Dr. Basket dijo...

Concretamente el record de puntos está en 48. Nada mal. Y dificil de superar.

Díaz-Miguel estuvo muy pasado de rosca en sus últimos años. Pero eso no debebía empañar toda una trayectoria. En sus últimos años se le dió por todos los lados. El otro día leía una entrevista de después del Europeo de Zagreb en la que Manel Comas hablaba de él con una absoluta falta de respeto. Y eso un entrenador que si es malo en 2.009, no quiero ni pensar hace 20 años.

Por cierto, Mr., ¿qué importancia le das a Díaz Miguel en la historia de la selección? O por irnos sin rodeos...¿Delante o detrás de Pepu?

Saludos, y gracias por las respuestas

Mr. Naismooth dijo...

Diaz Miguel esta delante de todos. De Pepu, de Aito, de Lolo...

El modernizó el basket español y nos hizo jugar sin complejos. Al final nos lo creimos y ganamos a todos los que antes eran imposibles de batir.

El problema es que no supo ceder el testigo a tiempo. Sus sistemas y su manera de entender el juego se toparon de bruces con el baloncesto moderno. No supo reciclarse y empezo una etapa de despropositos, polémicas y sinrazones que empañaron muchísimo su legado. Personalmente creo que debio dejarlo en el 87.

De todos modos, es un mito y uno de los personajes clave en la historia del basket español.

Dr. Basket dijo...

Perfecto! Ese es el tipo de respuesta que yo esperaba y que comparto al 100%.

Es que el año pasado tuvimos algún debate al respecto y muchos blogueros ponían a Pepu por encima del bien y del mal. No conseguí hacerles entrar en razón.

Saludos.

drazgon dijo...

Exacto, Diaz Miguel trajo muchas cosas al baloncesto español.
Tendrá nubarrones como decir que Jiménez era bastante mejor que Worthy pero bueno...
y lo de llevarse a Beirán antes que a Villacampa, buff... yo no recuerdo aquella temporada lo que hizo Beirán y lo que hizo Villacampa pero bueno.

cincoinicial dijo...

En estos casos me gustaría decir sigan sigan para aprender pero han surgido dos temas, uno para dar mi opinión rápida y el otro para exponer una duda que tengo.

En el primer caso, yo soy un defensor de la figura de Pepu como monitor deportivo. Un tipo creador de buen ambiente y demás (se que suena incluso irrespetuoso pero es mi conclusión tras analizar el basket de la selección). Lo que forma una parte importante del entrenador pero en el otro 50% para mi es bastante pobre.

La segunda es que mi memoria baloncestística no me da para ir mucho más atras de Barcelona 92. El asunto es que cada vez que leo cosas de Diaz Miguel acaba apareciendo la coletilla de que los últimos años sobraron dada así como asunto incuestionable...sin embargo, no se suele dar razones para esa afirmación. Simplemente se deja caer. ¿Cuales fueron esos errores tan claros? ¿Sólo el de no llevar a Villacampa (que es tan buen directivo como jugador, chapó)? Yo supongo que algo tuvo que ver que las generaciones siguientes descendieron en nivel a la de Los Angeles no?

Perdon por la extensión.

Un saludo y gracias porque estoy disfrutando tela leyendoos.

cincoinicial dijo...

En estos casos me gustaría decir sigan sigan para aprender pero han surgido dos temas, uno para dar mi opinión rápida y el otro para exponer una duda que tengo.

En el primer caso, yo soy un defensor de la figura de Pepu como monitor deportivo. Un tipo creador de buen ambiente y demás (se que suena incluso irrespetuoso pero es mi conclusión tras analizar el basket de la selección). Lo que forma una parte importante del entrenador pero en el otro 50% para mi es bastante pobre.

La segunda es que mi memoria baloncestística no me da para ir mucho más atras de Barcelona 92. El asunto es que cada vez que leo cosas de Diaz Miguel acaba apareciendo la coletilla de que los últimos años sobraron dada así como asunto incuestionable...sin embargo, no se suele dar razones para esa afirmación. Simplemente se deja caer. ¿Cuales fueron esos errores tan claros? ¿Sólo el de no llevar a Villacampa (que es tan buen directivo como jugador, chapó)? Yo supongo que algo tuvo que ver que las generaciones siguientes descendieron en nivel a la de Los Angeles no?

Perdon por la extensión.

Un saludo y gracias porque estoy disfrutando tela leyendoos.

Dr. Basket dijo...

Para mí lo de Pepu tuvo un mérito muy grande, pero siempre he dicho que no me gusta esa especie de santificación que se creó entorno a él. Porque, por ejemplo, solo hubo una diferencia entre la selección de Pesquera en 2004 y la de Pepu en 2006: USA. El torneo de Atenas fue impecable, pero claro, nos cruzamos con los americanos cuando tuvieron "su" día.

Respecto a Díaz Miguel, fue un adelantado a su época. Seguro que cualquier entrenador de nivel medio de ahora tiene más recursos tácticos que él, pero fue él el que abrió la puerta para que todos accedieramos a aquello.

Supongo que cada uno le verá unos fallos. Yo creo que con la excusa de ser el "descubridor" se aferró a aquello para no irse del cargo. Cualquier decisión polémica, se intentaba disfrazar de "genialidad" pero al final se vio que aquello no eran más que "achaques". El baloncesto evolucionaba, pero él no.

Se cargó muy pronto a Solozabal (mejor base español aquel entonces) porque tendría 34 años para Barcelona'92, y había que dar entrada a nuevos jugadores para entonces.

Como todos los entrenadores de la vieja escuela (Monsalve es otro ejemplo) tenían obsesion por los hombres grandes. En cualquier tio de más de 2,10 querían encontrar el Santo Grial. No se a vosotros, pero a mí lo de Aldama me sacaba de mis casillas. Y se veía a la legua que no había de dónde sacar...

Saludos.

Mr. Naismooth dijo...

Diaz Miguel no supo renovar su sistema. No se atrevió a utilizar a Jimenez o Fernando Arcega de aleros puros, llevandoles siempre de pivots cuando habian demostrado sobradamente en sus clubs que eran treses letales de 2'05. Sus discrepancias con Sibilio (Chicho era muy suyo, o sea que hay cierta disculpa) lo apartaron tambien de la selección, privandonos de un 3 de 2'00 metros absolutamente letal.

Villacampa estaba infra-utilizado en los sistemas de Diaz Miguel, basados en el tan mentado corte de Ucla, que sacaba partido de los bloqueos para que resolviesen aleros tiradores como Epi o Margall y minimizaba la incidencia ofensiva de jugadores como Jordi, letal en penetraciones y en transiciones. Por eso se llevo a Beiran a los Angeles.

Con la retirada de Corbalan, el puesto de base de la selección quedo en el aire durante años, sin un director fijo y con la suficiente confianza para llevar el timon como lo llevaba "DR.C".

Al margen de todo esto, su particular guerra contra el mundo se acentuó mucho más a raiz del decepcionante mundial del 86, tomando una postura "a la defensiva" que suscitó una constante confrontación contra periodistas y compañeros de profesión. Empezaron a sucederse las escusas y las declaraciones "extrañas", al margen de una guerrilla interna con algunos miembros del equipo nacional. Es cierto que las repetidas ausencias de los Fernandos (Martín y Romay) debilitaron muchisimo el juego interior. Pero para cubrir estas bajas, Diaz Miguel no supo-quiso adaptar el equipo a los nuevos jugadores. Se pedia a Ferran Martinez que realizase un trabajo que no sabia-queria hacer. Curiosamente, el bronce de Italia 91 coincidió con un Antonio Martín pletórico, realizando el trabajo que hacia su hermano + el de Romay.

Don Antonio no gestionó bien el relevo generacional, aunque en su descargo hay que decir que la nueva generación era menos talentosa, a mi parecer. Si bien segun se dice, su fracturada imagen pública motivo una cierta "perdida de respeto" de sus pupilos, con los efectos catastróficos que ello conlleva. El caso es que, por diversos motivos, ni Ferran Martínez ni Antonio Martín estuvieron en Barcelona 92. Diaz Miguel se saco de la manga a un jugador como Santi Aldama (¿?), apuesta suya personal, y el tan mentado proyecto 92, la última aventura de Diaz Miguel, terminó en estrepitoso fracaso. Y si, por desgracia todo eso coincidió con el Boom del basket y la proliferación de prensa especializada, con lo que se le condenó a los infiernos, sin que se tuviese en cuenta que fueron el y sus ideas revolucionarias las que nos conducieron al cielo. Una pena, pero así es la historia.

Iann dijo...

Hola... muy buen blog.. soy el que escribia en Noticias de la NBA..
Te cuento que hace poco los usuarios de un foro empezamos un nuevo proyecto en el que hablamos puramente de NBA. El blog empezo hace poco, y todavía no tenemos muchos visitantes, pero queremos que esto crezca y tratamos de actualizar diariamente con todas las noticias ynovedades de la mejor liga.
Te propongo algo: tu nos pones en la lista de blogs en el tuyo.. con el nombre Jugones NBA... y nosotros tambien hacemos un enlace en nuestro blogroll. Lo mismo para cualquier persona que tenga un blog y que esté leyendo. Si les interesa la propuesta, solo comentalo en alguna noticia, e inmediatamente hacemos el link... el link del blog es http://www.jugonesnba.blogspot.com

Saludos...