domingo, 5 de abril de 2009

March madness: Así empezó todo

Dr. Basket: Hasta aquel año 93 solo sabía de la NCAA a través de revistas y poco más. Me sonaba a algo muy lejano. Pero aquel año, había un chaval en mi clase que levantaba envidias...

Aito: ¿Y eso?

Su padre era abonado a Canal +!! y para aquel año, darían la Final Four universitaria.

Ahh...esa final four universitaria...es la esencia del baloncesto puro!

Como toda cadena privada de televisión que se precie, hizo una buena promoción de un evento que en España no tenía la popularidad que ahora tiene.

Ahora no nos podemos quejar, que puedes ver todos los partidos del torneo final.

En esa promoción, en esos días previos, se dedicaron a hablar de un quinteto de leyenda: el Fab-Five de Michigan. El año anterior, por primera vez en la historia, un quinteto rookie se plantaba en la gran final. No tuvieron suerte.

Pero para ese segundo año, habiendo madurado lo suficiente, no habría quien les parase. ¡qué manera de jugar al baloncesto!

Y no solo eso. Su imagen también creo un auténtico estilo: adios a los pantalones paqueteros, ya podías jugar con calcetines negros...esos tíos se convirtieron en mis ídolos!

Sin embargo, algo se torció a última hora. La final era contra todo un clásico UNC. En mil batallas como esa habían estado ya. Final apretado, Michigan tenía casi todo perdido, Chris Webber coge un rebote, y...

TIME OUT!!! Pidió tiempo muerto cuando a su equipo no le quedaba ninguno! Menuda la que preparó.

No se puede decir que perdiesen por aquella acción, porque ya por entonces estaba casi imposible, pero sí le pesó como una losa al bueno de Webber.

Sí, el jugador más talentoso de aquella promoción, quedaría marcado por aquella jugada. No era una buena marca de presentación para la NBA.

Bueno, pero tampoco le fue mal. A pesar de ser traspasado nada más ser seleccionado con el Pick 1, en la NBA y Sacramento también dejó huella.

Es curioso lo de este jugador. Ha formado parte de dos quintetos que marcaron una época, que marcaron un estilo, que marcaron a una generación de espectadores, que jugaron un baloncesto de altísima escuela...

Y que nunca ganaron nada.

Amén.

3 comentarios:

jr dijo...

Es como si aquel maldito tiempo muerto marcase una carrera. Yo no tenía Canal + pero pude disfrutar de algunas finales gracias a TV3, que debutó con la final entre Indiana y Syracuse en el 87, si no recuerdo mal.

costalgaraldals dijo...

¡¡¡¡ si que ganaron ¡¡¡¡ se ganaron a miles de corazones baloncestisticos, miles ... millones ¡¡¡ de adeptos al buen basket ¡¡¡¡ millones de recuerdos de un estilo de juego con el que identificarse .. poder disfrutar del baloncesto puro ... ¡¡¡ si que ganaron ¡¡¡

BigBen dijo...

Chris Webber, los Fab Five, Michigan y Sacramento fueron los mejores equipos que jugaban a este deporte en mucho tiempo, y dudo que haya un equipo en muchos años que haga lo que ellos.